Coravin, la revolución en el mundo del vino de la que todo el mundo habla

El vino se produjo por vez primera en el Neolítico. Ya en Egipto, Grecia y Roma se adoraba a Baco (o Dionisos), dios de los viñedos. Desde entonces y hasta la actualidad, el mundo del vino ha tenido una relevancia singular en la sociedad.

Así, tanto las investigaciones como los avances relacionados con el vino, no han dejado de crecer. Y es en este contexto que nace Coravin.

Se trata de un innovador producto cuya cualidad reside en la factibilidad de extraer el vino de la botella sin descorchar el tapón. Y este hecho no es tan banal… Por varios motivos:

  • Para gustos los colores: hay quien disfruta con una copa de tinto, quien se decanta por el blanco y quien, además bebe exclusivamente un tipo concreto de uva. ¿Abrimos una botella para cada uno?
  • El maridaje -hay quien rehúsa utilizar ese término y se decanta por armonía- cada vez es más habitual. Lo mismo si es en un restaurante con Estrella Michelin que si nos animamos a organizar una cena en casa con amigos. Entonces, ¿cuántas botellas hemos de abrir?

Sea como fuere, abrir una buena botella de vino se está convirtiendo en una decisión no sencilla de tomar. Y es el que hecho de tener que desperdiciar una botella de vino porque solo vamos a tomar una copa o tener varias botellas abiertas tras una cena con maridaje son solo dos claros ejemplos del porqué de la aparición de Coravin.

El sistema Coravin lo inventó Greg Lambrecht en el año 2013 tras diez años de investigación. Este ingeniero del MIT (Massachusetts Institute of Technology) usó su conocimiento sobre agujas médicas y su uso tecnológico para revolucionar el mundo del vino.

Ahora nuestros vinos se conservan perfectos durante un periodo más prolongado de tiempo por el hecho de no tener que quitar el corcho. Ya no hay que buscar una ocasión especial para abrir una buena botella. Y es que Coravin nos permite disfrutar del vino con total libertad sin que el contenido de la botella se estropee debido al proceso de oxidación y se desperdicie.

El funcionamiento es sencillo. Se inserta una fina aguja de acero inoxidable a través del tapón de corcho. Una vez dentro, el sistema Coravin inserta un gas inerte– argón– que no modifica el sabor ni el olor del vino y se encarga de presurizar la botella de vino, cosa que empuja el vino hacia fuera de la botella. Con esto se consigue, como mencionaba anteriormente, servir el vino de la botella sin tener que descorcharla y así puede seguir evolucionando como si nunca se hubiese abierto pues una vez retirada la aguja, el corcho queda sellado de nuevo y el gas inyectado ayudará a la conservación del vino. Por cierto, para abrirlo no hace falta quitar el plástico que proteger el corcho.

En cuanto a los modelos, encontramos diferentes precios que tienen que ver con los materiales y el diseño, ya que las funciones que realizan son las mismas. En su web puedes ver toda su gama, desde el Model One blanco y azul, el Model One Black, el Model Two y el Model Two Elite en diferentes colores. El Model Eleven es el más profesional y también el más demandado en hostelería. Entre sus características más avanzadas, encontramos:

  • Conexión Bluetooth a la App Coravin Moments
  • Servido automático copa degustación o normal
  • Control de la cantidad de gas inyectado

¡Atentos porque se avecinan interesantes novedades!

Además de todo esto, también tienen algunos complementos extraordinarios como el Aireador Coravin. Esta pequeña pieza que se acopla al pitorro del Coravin mezcla la cantidad correcta de aire y de vino en cada copa servida. Hilos de vino se exponen de este modo rápidamente al aire, hecho que produce un efecto similar al de la decantación, a la vez que garantiza que el vino restante de la botella permanezca intacto. Es como una ducha de vino que permite consumir el líquido más abierto y oxigenado y le garantiza un mejor aroma y mayor suavidad.
También está ya a la venta el tapón de silicona para las botellas que tienen tapón de rosca. Con él se extiende el uso del sistema Coravin a los vinos de tapón de rosca, protegiéndolos del proceso de oxidación hasta tres meses.

¡Salud, amigos del vino, salud!

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*