Mamá Campo, el poder de lo natural

“Recuperar los sabores tradiciones y fomentar el consumo de productos naturales y saludables” Éstas son dos de las máximas de Nacho Aparicio, uno de los dos socios de Mamá Campo.

Junto a su socio David, apuestan por productos ecológicos, dándole prioridad a los pequeños productores para la elaboración de sus exquisitos platos. Platos ecológicos que no renuncian, sin embargo al sabor y que siguen las nuevas tendencias que marca el mercado. Eso sí, respetando siempre las tradiciones.

Mamá Campo se divide en dos espacios bien diferenciados: restaurante y cantina. Ambos comparten el mismo concepto de base, sin embargo, en el restaurante encontrarás una carta más elaborada, siempre con producto 100% ecológico, de huertos pequeños y respetando la temporalidad. En cuanto al diseño, responsable y con compromiso social y medioambiental.

Por otro lado, la cantina recuerda a una taberna castiza, dedicada fundamentalmente a las tapas y raciones para un momento del día más desenfadado entre amigos.

Estupenda es su terraza en plena Plaza de Olavide para degustar los platos tanto del restaurante como de la cantina.

Me encanta su cocina de colmado. Comenzamos con unos  puerros de Albano; suaves, tiernos y llenos de sabor. Extraordinarios tanto los asados con mojo migado como los escabechados con vinagreta de piparra

En la carta del restaurante, tienes una amplia variedad de entrantes y platos para compartir. Extraordinarios los tomatitos marinados en jengibre, espinacas, queso artesano y vinagreta de arándanos o el gazpacho de tomate y remolacha; perfecto para las jornadas veraniegas.

Para los más veggies, muy recomendables los canelones de hoja de acelga con vegetales y frutos secos

Aprovecha las últimas jornadas de espárragos trigueros, y disfruta de este platazo: trigueros, yema de huevo y mazamorra. Una sorprendente combinación de sabores y texturas.

Boquerones marinados a nuestra manera

Y, ahora sí, llegamos a los platos fuertes de la carta de Mamá Campo. Absolutamente prohibido irse del restaurante sin probar los ravioli de txangurro con salsa de vermut y cítricos.

Otro de los platos estrella de la casa es este bowl de poke. Para los que aún no lo conozcáis, se trata de una ensalada hawaiana, cuya base es el pescado crudo. La de Mamá Campo es de atún marinado, arroz de algas, verduras y ají amarillo. Mejor probarlo y… luego me cuentas

Mapa

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*